PERSONAJES JUGADORES DE KORVOSA

LUONG KINH (DIEGO)

Foto:diego.jpg
Raza: HUMANO, TIAN -SHU

Clase: MONJE

Sexo: VARÓN

Nivel: 1

Historia personal: Cuando hace un siglo el Imperio Lung Wa se colapsó, todo el mundo quiso aprovechar su oportunidad. Governadores de provincia, militares, ricos mercaderes… todos intentaron hacerse con un trozo del pastel, devastando la tierra y al pueblo en numerosas guerras donde las tierras cambiaban de manos con rapidez.
La familia Luong fue una de tantas afectadas por aquellas terribles luchas internas y una de las últimas en abandonar las tierras de sus ancestros – Tian Xia, el continente del Dragón -, en busca de fortuna y mejores condiciones de vida.
Hace cuarenta años, toda la familia - desde el anciano abuelo Choi con sus ciento tres años, hasta la pequeña Fa de tan solo tres -, se embarcó en un viaje de semanas que los llevó hacia el este, recorriendo puerto tras puerto. En cada uno de ellos, el patriarca de la familia Luong rezaba a los ancestros pidiendo una señal, una indicación de sus antepasados de que esa era la tierra en la que la familia podría encontrar la fortuna y la felicidad. Sin embargo la señal se resistía y la familia desesperaba, de modo que cuando, tras semanas embarcados, una gaviota decidió evacuar sus necesidades sobre el abuelo Luong Fa en el puerto de Korvosa, toda la familia, como un solo ente, bajó del barco a la carrera ignorando las airadas protestas del venerable anciano.

abuelo%20luon.jpg

Los primeros años de la familia Luong en Korvosa fueron duros y difíciles, pero nadie persevera tanto ni se esfuerza tanto como un Tian necesitado y, poco a poco, lograron hacerse un hueco en el Distrito Central, donde abrieron un pequeño negocio familiar de venta de artículos artesanales, principalmente de alfarería, la profesión de todos los varones Luong desde tiempo inmemorial.
Y así estaban las cosas, con una familia compuesta por veintitrés Tian hacinados en una pequeña casa situada sobre una aún más pequeña tienda, donde seis adultos y dieciséis niños se enfrentaban a la ira continua de un anciano malhablado que no cesaba de profetizar la ruina de todo el clan.
Los años pasaban y las cosas no cambiaban demasiado. Los niños iban creciendo e incorporándose al negocio familiar. Los más mayores adquirieron casas cercanas, se casaron y formaron sus propias familias, algunos (los menos) mezclándose con las gentes de Korvosa (para disgusto del abuelo Choi, que seguía cumpliendo años contra todo pronóstico), otros (los más tradicionales o los más temerosos del abuelo Choi), tras dificultosas búsquedas de otros emigrantes Tian en la lejana Varisia. Todo, como ya hemos contado, sin muchos cambios hasta un doble evento acaecido en una calurosa tarde de verano de hace 21 años…
El sol se dejaba caer con toda intensidad sobre los tejados de las Herpes. Los grifos de la Compañía del Sable se dejaban ver menos que de costumbre y hasta las ratas buscaban refugio en las alcantarillas más profundas, en busca de sombra y agua fresca. Debía ser media tarde cuando un terrible grito rasgó la quietud de la casa de la familia Luong. El grito provenía de la joven Luong Fa, quien sangraba profusamente sobre las sabanas de su catre en compañía del resto de mujeres de la familia. La causa de su grito no era otra que la llegada al mundo del pequeño Kinh, el primer Luong nacido fuera de Tian Xia.
Mucho se había hablado en la familia sobre este nacimiento y como su llegada significaría un paso adelante para la familia y la ansiada prosperidad. El abuelo Choi no estaba en absoluto de acuerdo y se encargaba de dejar constancia de ello en cada conversación. Sin embargo, cuando minutos más tarde un corro de entusiasmadas mujeres le presentaron a aquel pequeño y berreante ser, cuya cabeza estaba cubierta por un leve rastro de cabello del color de la nieve, el abuelo abrió enormemente los ojos, luego los cerró y juntó las manos elevando una muda plegaria a sus ancestros y, finalmente, se recostó en su mecedora para morir con una sonrisa en los labios.
La vida del joven Kinh fue distinta de la de sus muchos primos y, en cierto modo, más dura. Aunque siempre quedó claro que se le trataba de un modo especial y, por lo tanto, fue objeto de numerosas crueldades por parte de sus primos, celosos de tantas atenciones. Mientras la alfarería era el principio y fin de todos los Luang de Korvosa, el joven Kinh dedicaba sus horas a correr, trepar, saltar y luchar. Primero con ayuda de su padre y sus tios, y cuando aquellos entrenamientos se demostraron insuficientes, con ayuda de otros maestros de lucha que la familia pagaba con grandes sacrificios. Todo en pos de un destino grandioso que habría de venir tal y como siempre había sucedido en la tierra de sus antepasados cuando era alumbrado un Tian de cabello plateado.
Sin embargo Korvosa no es Tian Xia y sus gentes nunca compartieron el entusiasmo de la familia Luong. Con el paso de los años, los esfuerzos en el joven Kinh causaron mella en la economía familiar, muchos primos, celosos con razón, abandonaron el negocio de la alfarería y partieron en busca de su propia fortuna. Los lazos se disgregaron y, en pocos años, tan solo quedaron un puñado de ellos, ancianos en su mayoría, aferrados aún a una esperanza que nacía de la memoria del abuelo Choi.
Luong Kinh tiene ahora 21 años. Su larguísima familia ha quedado reducida a su madre Luong Fa, anciana y cansada tras una vida de trabajo y sacrificio, su tio Luong Hao y su esposa Quyen, que se encargan de la tienda de alfarería, y el solterón de la familia, el tio Yuo Sunaki, quien está más interesado en el juego y la bebida que ninguna otra cosa. Algunos de sus primos continúan en la ciudad, pero son pocos y hace años que el contacto se perdió completamente.
Precisamente el tio Sunaki ha sido el causante del lio más terrible en el que Kinh se ha metido en todos sus años de vida… hace tan solo dos semanas le dio a probar algo llamado “Escalofrío”, asegurándole que le haría vivir un sueño que le revelaría el grandioso destino al que estaba llamado. El resultado es que Kinh estuvo cerca de morir a causa de la droga y tan solo su excepcional resistencia le permitió salir con bien de aquella experiencia. Quizás no sea el grandioso destino que le han profetizado desde pequeño, pero sacar esa sustancia y a su distribuidor de las calles es lo que Kinh se propone hacer en este momento.

Frases para la historia:



NICOLETA (PILI)

Raza: Humano

Clase: PÍCARA

Sexo: HEMBRA

Nivel: 1

Historia personal:

Frases para la historia:



XXXXXXXXXX (DOMINGO)

Foto:

Raza:

Clase:

Sexo:

Nivel:

** Ficha de personaje**

Historia personal:

Frases para la historia:



XXXXXXXXXXXXX (MAMEN)

Raza:

Clase: NINJA?

Sexo:

Nivel: 1

Historia personal:

Frases para la historia:



XXXXXXXXX (MECKI)

Foto:

Raza:

Clase:

Sexo:

Nivel: 1

Historia personal:

Frases para la historia:



XXXXXXXXX (MANOLO)

Foto:

Raza:

Clase:

Sexo:

Nivel: 1

**Ficha del Personaje **

Historia personal:

Frases para la historia:



Zigner Aevan (CARLI)

Foto:

Raza: Humano

Clase: mago

Sexo: Varón

Nivel: 1

Historia personal:

Frases para la historia:



XXXXXX (GEMA)

Foto:

Raza:

Clase:

Sexo:

Nivel: 1

Historia personal:

Frases para la historia:

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-Share Alike 2.5 License.