Diario De Lidda

…..Después de sonsacarle sutilmente a Ghelve donde se podrían encontrar los niños desaparecidos, nos dispusimos a bajar a Jzaridune, antiguo asentamiento gnomo, supuestamente abandonado por no se que pollada de una plaga o algo así.

La entrada se encontarba en una puerta oculta en las escaleras de la trastienda de Ghelve(hay que ser capullo para tener en tu propia casa la entrada a un sitio seguramente plagado de tesoros y no haber bajado nunca). Intentamos convencerle para que bajara con nosotros, pero el muy cobarde no se atrevió, y eso que también habia sido secuestrado su familiar. Nos pidió que lo rescataramos, pero yo como vea primero a la puta rata le voy a meter tres patadas; me da rabia la gente que no pelea por lo suyo.

En cuanto empezamos a descender por las escaleras, empecé a sentir esa sensación que embarga mi cuerpo cada vez que me encuentro en un Dungeon. La adrenalina satura mis venas y mis sentidos se agudizan(aunque me joda reconocerlo, hay veces que mi herencia élfica sirve para algo). Las escaleras desembocaban en una gran sala en la que se oian trinos de pajaros, seguramente algun invento de los gnomos que aun seguía activo.
En la sala había varias puertas redondas con aspecto de engranajes. En ese momento me vino a la cabeza la profecia que había hecho LA ESTRELLA DE LA MAÑANA(estaría bien "tomar prestado" este artefacto para mayor gloria de Olidammara). Era algo referente a tener cuidado con las puertas dentadas. Realmente tampoco me hubiera hecho falta acordarme de la profecia, estoy acostumbrada a este tipo de situaciones.
Me dirijí en completo silencio hacía la primera puerta. Estaba atrancada para que no se cerrara, pero solo permitía el paso de una persona. Olía a trampa a leguas. Además, con mi fino oido, en seguida me percaté de que al otro lado habia al menos dos criaturas. Dark Creeper, pensé inmediatamente, esas escurridizas criaturas que son capaces de ocultarse hasta de ellos mismos. Esta no era mi guerra, por lo que fui a avisar a los guerreros del grupo, Albin y Bernardo. Este último no parecía muy dispuesto a ser el primero en entrar.

Me pareció raro, hasta el momento había sido nuestro ariete y le admiraba por eso(quizas no sea mejor que el resto de los enanos que conozco). No se si aún estaba de resaca o solo estaba mosqueado por no haber sido elegido como jefe (creo que le jode que el hechicerete haya sacado más votos. A mi me la pela quien sea, pero creo que el humano conocerá a más gente a la que pueda ayudar a llevar sus pesadas bolsas de monedas).

No son malos chavales, pero la sutileza no es una de sus virtudes. Por lo que cuando Albin se decidió a pasar……., le recibieron con dos pinchazos en los riñones. Efectivamente eran dos Dark Creeper. Se separaron, y cada uno se fue por un pasillo oradado en la roca. En seguida supuse que estas criaturas se habian dedicado a hacer tuneles para evitar pasar por las puertas, lo que indicaba que las puertas dentadas estarían plagadas de trampas.

Perseguimos a uno de los dos, le acorralamos en una esquina y le machacamos. Siguiendo uno de los tuneles llegamos a otra gran sala….. Después de un pequeño altercado con unas arañas (las muy puercas me picaron y me siento fatal), y un encuentro con otros "bajos"(lo que no se es cuando nos vamos a encontrar con los "altos"), y viendo que no llegabamos a ningún sitio sin abrir alguna puerta, tuve que tomar el protagonismo. Cada puerta tenia una letra, posiblemente gnoma, que entre Elroth y yo conseguimos ir adivinando cuales eran. Cada puerta, a su vez estaba protegida por una trampa.

Después de abrir algunas con más o menos fortuna, y un pequeño paseo por las letrinas nos encontramos una especie de vara de acero que resulto ser una llave para un tipo de puertas. Un poco más adelante, y después de interminables tuneles, llegamos a una habitación donde oimos una voz amenazante, y de la nada apareció un engendro metalico, que por la forma supuse que era la maquina con la que hacian los tuneles.
Rapidamente, y antes de que el resto le diera tiempo ni a pestañear, salté encima de la maquina y le empezé a acuchillar. Estaba dura la maldita. Mis compañeros no parecian tener mucha más suerte. De repente, el constructo, solto un chillido que dejo aturdido a Elroth y a Bernardo (vaya par de jefes).
Albin estaba sufriendo muchas heridas, y los otros dos seguian sin poder reaccionar. Me baje del bicho metálico, para intentar buscar algun punto debil de la estructura. En ese momento Albin no aguanto más las embestidas y cayo. Por un segundo pensé en pirarme, pero ver a Albin en el suelo a punto de morir me detuvo (ese tio feo en el fondo me cae bien).
Hice un último ataque a la criatura con el que conseguí atravesar la metalica piel, me deslizé rodando por debajo de las piernas del constructor y le di una pócima a Albin. Cuando me levanté, me giré preparada para enfrentarme a la criatura, pero esta ya no se movía. Por lo visto, la débil mujercita, había salvado al resto…..


10 de Marzo

Tras nuestro encuentro con el constructo, proseguimos con nuestro recorrido por interminables túneles excavados en la roca por estas máquinas. En una de las salas que íbamos recorriendo, mientras estábamos distraídos mirando una armadura , a Elroth le ataco una criatura, e inmediatamente conjuró una especie de niebla o nube que nos impedía ver a medio metro.

Entre los jirones de niebla conseguimos vislumbrar una criatura más alta que los Dark, por lo que supusimos que debian ser a los que Ghelve se refería como Los Altos. Al verse superado en número, huyó refugiándose en la nube. Como esta no dejaba de extenderse, decidimos retroceder y buscar otro camino.

Nuevamente, Bernardo mostró sus habilidades descubriendo innumerables puertas secretas. Tras una de ellas, que por la orientación debía llevar hacia la sala principal, el enano y yo caímos en una trampa (maldita sea, jamás había visto una trampa tras una puerta secreta, vaya cagada por mi parte). Era una especie de cubo con pinchos que giraba para lanzarnos contra los pinchos. Tras un par de sacudidas, y unos cuantos pinchazos, el cubo se colocó en su posición original, por lo que pudimos salir con la ayuda de los chavales que nos habían lanzado unas cuerdas.

Encontramos bastantes pociones en una sala, pero por lo que parece están en mal estado, porque probé una para intentar quitarme el efecto del veneno de las arañas, y no me hizo efecto. En cierto momento, Jozam se abalanzo sobre mi. Casi no tuve ni tiempo para esquivar el golpe, pero me di cuenta de que tenia una criatura pegada a su cabeza. Albin machaco a la criatura, y de paso también la atizao un buen golpe a Jozan.Un poco después, encontramos un constructo a medio montar, y un poco después otro tapado con una manta. En cuanto empecé a levantar la manta, se puso en funcionamiento, pero esta vez no oímos ninguna voz que le diera la orden de atacar.

Esta vez estábamos más preparados. Rápidamente el grupo se dispuso alrededor de la máquina, y yo brinqué encima suyo. El primer “grito” pilló a Jozam por medio, pero pudo resistir sin quedar aturdido ……………Intenté taparle la abertura con la sabana que le tapaba, pero no se si hubiera funcionado la idea, ya que no le dimos oportunidad de volver a chillar…..
Proseguimos por varias salas hasta que llegamos a un especie de clase o algo así, con pizarras y bancos. La puerta estaba cerrada y con una trampa. Nuevamente me dispuse a intentar abrirla cuando una especie de bocina me distrajo lo suficiente para que dos espadas incorpóreas me dieran unos tajos. El segundo intento no fue mucho mejor, pero ya estaba preparada para las espadas y conseguí esquivarlas con unas piruetas. A la tercera fue la vencida.
Llegamos a una sala grande con dos plataformas elevadas, y un enorme colgante con el escudo de la ciudad. Albin y Bernardo se dirigieron a una de las plataformas y yo me encamine a la otra. Cuando estaba llegando arriba, vi una criatura con forma de bulbo con tentáculos. Desde el ultimo peldaño de la escalera, intenté lanzarme rodando por debajo de la criatura para intentar atacarle en algún punto débil. Pero por segunda vez en el dia la cagué. Caí bocabajo ofreciendo todo mi bonito culo a la criatura. Esta no desaprovecho la ocasión y me atrapó con sus tentáculos . En ese mismo momento me quede paralizada y sentí que la vida se me escapaba. Ni siquiera si el resto me habían visto u oído. En seguida vi a Albin saltando desde la otra plataforma y a Bernardo intentándolo (joder que cojones tiene el enano). También subió Jozan y al final Bernardo, pero no eran capaces de acabar con ella. Hasta que llego el mago y lanzó uno de sus rayos y achicharró al bicho.
Cuando recuperé la movilidad me encontraba torpe y cansada, a pesar de que me tomé una poción. Intenté convencerles para que subiéramos a la superficie a recuperarnos en el templo y luego volver, pero no parecían muy dispuestos a dejar a los niños más tiempo atrapados. No lo entiendo, ni siquiera saben si están aún vivos y quieren seguir arriesgándose. Además si nos matan no podremos rescatarles. En fin, me someto a la mayoría a regañadientes y proseguimos camino…….


17 de Marzo

…….Una vez desaparecida la niebla, volvimos a la sala donde nos había atacado la figura alta antes de desaparecer. Yo tenía claro que nos iba a estar esperando, por lo que estaba preparada para lo que sucedió a continuación:
Otra vez apareciendo de la nada, atacó a Jozan y salió corriendo. Me estaba empezando a tocar las narices. Antes de que el resto tuviera tiempo de reaccionar, yo ya estaba corriendo detrás de la jodida criatura. Pero el efecto del veneno de las arañas me pasó factura y un pequeño vahído me impidió proseguir con la persecución. En ese momento me llevé una de las mayores sorpresas de los últimos días. Elroth me tomó el relevo, y con un poderoso salto, evitó la trampa en la que habíamos caído Bernardo y yo. Al final del pasillo debía haber una puerta secreta que no habíamos visto antes, y por ella desapareció el mago….

Albin fue el primero en saltar. Nos lanzó una cuerda y después lo hicimos el resto. Después de abrir la puerta vimos a Elroth con la espalda pegada a la pared. Nos ordenó volver a salir por donde habíamos entrado( si siempre actuara con tanta determinación quizás el resto del grupo le haría más caso). Al poco rato nos volvió a llamar, pero el “alto” ya había desparecido.
Estábamos otra vez en la sala principal donde habían empezado nuestras pesquisas. Y otra vez empezó la discusión sobre la conveniencia de ir a reponernos o proseguir. Por un segundo pensé en subir yo sola al templo, pero visto la última actuación de Elroth, decidí darle una oportunidad. Accedí a investigar unas pocas salas y después subir todos a descansar. Entramos a un par de salas más si encontrar nada interesante, y decidimos subir.

Pero otra vez, los hábiles sentidos del enano, encontraron una puerta oculta en las escaleras. Nunca había visto una puerta tan bien escondida en mi vida. Ni aún siguiendo las indicaciones de Bernardo era capaz de verla cocina claridad. Al final pude abrirla. En seguida me vino a la cabeza la trampa del pasillo, y decidí ser precavida. Había un trampa que abarcaba la mitad de la sala. Intenté desactivarla, pero en mis condiciones era muy complicado. Tuve que sacar fuerzas de flaqueza para conseguir saltar hacia atrás y no caer a un pozo de ácido. En el mismo momento se abrió una puerta y aparecieron 4 grandes trasgos con jabalinas. Un par de flechas de Bernardo y un rayo de Elroth(no dio pero les acojonó) les hicieron cerrar la puerta. Tras otros dos intentos de desactivar la trampa, conseguimos llegar al otro lado y acabar con ocho bichos.

El suelo era de madera en vez de piedra. Eso y unas cadenas que desaparecían por el suelo nos hizo pensar que era una especie de plataforma que descendía….. ……Viendo que por debajo de la ciudad había más dungueon, decidimos que era el momento de subir a recuperarnos, y dejar la investigación para más adelante. Bernardo no parecía estar muy de acuerdo, pero al final subió. Una vez en la tienda de Ghelve , Bernardo se quedó en la tienda mientras el resto fuimos al templo de Sant Cubert a que nos recuperaran. Como el mago y el clérigo deben descansar toda la noche para recuperar sus conjuros decidimos aprovechar para vender parte de la chatarra que llevamos. Fuimos a la tienda de Zanathor (tienda bastante famosilla en Caldero por la buena calidad de sus productos y por patrocinar algunos grupos de aventureros). Con mi parte compro un anillo que les haría más difícil a los enemigos golpearme.

De vuelta en los subterráneos, activamos la plataforma y descendemos durante varios minutos. Abajo encontramos un mecanismo que impedía que la plataforma volviera a subir(mejor dejarla abajo por si hay que salir corriendo). En la siguiente sala había una extraña estatua en el centro. Me acerqué a mirarla, y antes de que tuviera oportunidad de tocarla, cobró vida y me atrapó con un tentáculo. Era muy fuerte y me costo mucho liberarme. Pero lo peor es que mis golpes no parecían afectarle (prefiero mil veces pegar a seres vivos que se donde darles para que les duela). Un rayo del mago y un par de golpes de Albin y acabamos con ella.

Nos encaramos hacia la única puerta que hay en la sala y en el momento de abrirla, vemos una figura que lanza algo en dirección a Bernardo. Sin pensármelo dos veces, me tiré en plancha, cogí el objeto en el aire y en el mismo movimiento se lo vuelvo a lanzar a la figura que empieza a arder en cuanto le impacta el vial. Después de registrar la sala, encontramos dos llaves de metal, una que abría un pequeño cofre con monedas y baratijas, y otra que quizás más tarde nos serviría para algo……
-----------------------——

24 de Marzo.

……..Al final de la sala principal había una puerta secreta, y en la sala siguiente varios grandes trasgos. Elroth intentó lanzar un nuevo conjuro pero algo fallo y no sucedió nada. Bernardo no pudo esperar más y entró a saco en la sala. Nos dividimos en un par de grupos y en seguida acabamos con todos(mientras nosotros nos pegábamos, el mago se quitaba la armadura, yo creo que se le está friendo el cerebro de tanta magia). En la sala había una estatua de un enano guerrero cubierto con una especie de cadenas. Bernardo la miraba con cara de admiración, pero yo en lo único que me podía fijar eran en dos enormes gemas que hacían las veces de ojos. Me acerqué a la estatua y de repente, las cadenas cobraron vida y me atraparon.
Después de un rato intentándonos zafarnos de las cadenas, el enano entró en una especie de furia y de una par de poderosísimos golpes destrozó las cadenas en cientos de pedazos.
Una vez recuperados del susto y antes de intentar entrar en la siguiente sala le dije a Elroth que entretuviera a Bernardo mientras tomaba prestados los ojos de la estatua. Pero no funcionó. Me pilló justo cuando estaba a punto de arrancar el primer ojo. Me pidió por favor que no lo hiciera pero yo seguí con lo mío. Jamás había visto así a Bernardo como se puso cuando me baje de la estatua. Realmente no se que había en sus ojos; odio, resignación, impotencia, decepción, no lo sé pero seguro que no era bueno.
La siguiente sala era muy grande y de forma muy irregular. Bernardo nos informó que había dos figuras al fondo. Intenté acercarme por un lado mientras Bernardo lo hacía por el contrario. A mitad del recorrido, se abrió el suelo a mis pies. Salté hacia delante y ya pude ver a las dos criaturas agarrando sendas palancas que debían ser las que activaban las trampas.
A mis espaldas oí al mago repetir la misma cantinela que en la anterior sala. Pero esta vez si consiguió un buen resultado. Una tremenda explosión de fuego cubrió el fondo de la sala. Bernie y yo nos refugiamos en dos pasillos laterales. Cuando se acercó con la luz, vimos que no quedaba nada de nuestros enemigos. Al menos de esos dos, ya que en ese momento empezaron a salir de varias puertas. Afortunadamente no eran muy hábiles. En seguida los liquidamos, en especial Bernardo que por segunda vez en un rato fue poseído por un rabia que le hacía dar hachazos que partían los enemigos por la mitad. Estaba tan cabreado que abrió una puerta a base de hachazos.
Llegamos a una fragua donde había varios trasgos obligando a trabajar a una enana y a un par de medianos. Tampoco duraron mucho……
-----------------------——
+++++ 1 de Abril

……Los tres nos contaron que habían sido secuestrados y obligados a trabajar. No sabían mucho ni de los niños ni de donde se podían encontrar. Recordaban que habían pasado cerca de un río; nos pareció extraño pero luego se demostró que era verdad.
Avanzamos un par de habitaciones y llegamos al meollo de la historia. En una gran sala abovedada se estaba celebrando una subasta, para obtener a los niños como esclavos. Hijos de puta. Desde que me separé de mi padre, nunca había vuelto a sentir tanta ira. Sin pensármelo dos veces me lancé a por lo primero que vi, Albin me siguió y Bernardo se fue al por el que parecía el jefe (era una especie de enano pero todavía peor hecho, tenía unos brazos larguísimos). Jozam permaneció a la espera, o eso creo, porque no podía ver otra cosa que no fueran enemigos y niños encadenados. Lo que si pude ver fue otra bola de fuego lanzada por el jefe(se que es la primera vez que le llamo así, pero joder, por fin parecía que servía para algo), que fulminó a unos cuantos enemigos.
Había una figura (parecía ser el cabrón que iba a comprar a los niños, o por lo menos a alguno de ellos), que enseguida desapareció. Por lo que el enano malhecho llamó a su aullador y entre los dos empezaron a pegar a Bernardo. En ese momento Albin y yo acabamos con nuestro bicho. Había otros objetivos más fáciles pero fui a ayudar a Bernardo con el aullador. Acabamos con él, y luego rodeamos entre todos a enano. Pero era duro de pelar, y el combate se estaba alargando demasiado.
De repente, apareció una criatura globosa con tentáculos que nos empezó a hablar y a decirnos que soltáramos a uno de los niños, que había venido a buscarle. Al ver que no le hacíamos caso, lanzó una esfera que atrapó a Bernardo. En enano soltó al niño y huyó. Albin y Elroth corrieron detrás de él hasta que le dieron caza y acabaron con su vida. Mientras yo soltaba a los niños y la criatura desapareció con el 4º niño.
A pesar de que Bernardo dijo que nos fuéramos, que ya habíamos salvado a los niños el resto decidimos explorar por si encontrábamos a más prisioneros. Bernardo empezaba a estar realmente cabreado. Al final mereció la pena el seguir investigando porque encontramos a varios prisioneros más.
Sin perder tiempo volvimos a la superficie, devolvimos a los niños al templo(el cuarto estaba ya allí), fuimos al templo, y cobramos. Después, fue cuando Bernardo nos anunció que quería abandonar el grupo. Nos contó que no estaba de acuerdo con nuestra manera de hacer las cosas y esas chorradas. Supongo que el tiene unos principios que el resto no tenemos. Ya no va a ser tan divertido hacer lo que me de la gana, solo para ver como rabia el jodido enano. Nos contó que piensa montar una escuela de combate donde enseñar a niños y esas cosas, y que contáramos con él para hacer misiones esporádicas. A Elroth no parece hacerle feliz la idea, no se que movida nos cuenta sobre que para su misión de recobrar el trono necesita un ejercito fiel y no se que gilipolleces más. No se en que momento a perdido el mago la cabeza. Decidimos tomarnos unos días para asuntos personales……..


+++++++6 de Abril

Decido comprarme unas armas de mejor calidad al igual que una armadura nueva. Recordé que Ghelve se mostró muy disgustado porque no habíamos encontrado a su rata, por lo que decidí aprovechar la ocasión. Me presente en su tienda y le ofrecí volver a bajar a buscar a su familiar a cambio de que me de una llave maestra de las cerraduras de Caldero. Ghelve duda un momento pero al final accede. Le digo que me de unos días para convencer al grupo.
Cojonudo, eso había que celebrarlo. Me fui a una taberna y me bebí hasta el agua de los floreros. Se acerco un tipo guapete y con barba que empezó a tontear conmigo. Encima que parecía que iba a dormir acompañada, el día no podía haber sido mejor. Le propongo que nos vayamos a mi habitación en la posada, pero me dice que me invita a la última copa. El mismo se levantó a traérmela. Me pareció un tipo encantador…..
………Seré estúpida; casi no recuerdo como llegué a la habitación y mucho menos que pasó. Lo único que sé es que el muy hijo de puta se había llevado mi anillo. Cuando me estaba vistiendo para salir a buscarle, encontré una nota que ponía: “SI QUIERES RECUPERAR TU ANILLO VE AL CRUCE DE LAS BRUJAS“.
Bajé a preguntar al tabernero, que me dijo que mi acompañante había salido al poco rato de llegar. Fui a preguntar a Svaar Valimar , el conocido que teniamos en la guardia de la ciudad para ver si el sabía donde estaba ese lugar.Me contó que estaba a unas 5 jornadas a caballo por la carretera del sur. Compré comida para el viaje y deje a Albin a cargo de las cosas del grupo. Monté en mi caballo y partí en dirección al pueblo.
No quería darle muchas vueltas al motivo de mi viaje, así que durante las largas jornadas de viaje en solitario tuve tiempo para reflexionar sobre mi vida y sobre todo el ajetreo de estas últimas semanas. La verdad es que la marcha de Bernardo me iba a afectar más de lo que hubiera querido admitir. Por unos días me había sentido parte de algo, y ahora ese algo se desmoronaba. No me siento culpable por nada, todo lo que hice lo volvería a hacer. Bueno a lo mejor todo no, o si, realmente no lo sé. Necesito más tiempo para encontrar mi lugar en el mundo. Quizás no esté con los Guardianes. Hecho de menos a Evelyn, y que coño, también a mi madre. No fue la mejor madre del mundo pero por lo menos no me abandono e hizo todo lo posible por sacarme adelante.
Si Evelyn me diera la oportunidad de entrar al servicio de Olidammara le encontrar un objetivo a mi vida. A lo mejor el estar al servicio de alguien me hace centrarme. No lo se, ahora lo importante es recuperar el maldito anillo.
Después de recorrer varios pueblos llegue a las afueras de Brindol. En la última granja antes de llegar al centro del pueblo, me detuve. Me salió al paso el granjero, al cual después de una breve charla, le conseguí convencer para que me guardara el caballo sin que nadie se enterara de mi presencia. Estaba anocheciendo, por lo que no fue difícil acercarme sin que nadie se percatara. Busque una taberna o algo donde poder echar un vistazo a los lugareños por si encontraba al hijo de puta que tenía mi anillo. Pero en ese maldito pueblo no había más que pueblerinos. Me encaramé a un tejado para intentar atisbar algo.
Desde allí, pude ver una especie de formación rocosa en el bosque. Me acerqué dando un pequeño rodeo e intentando pasar inadvertida. Era una especie de circulo formado por grupos de 3 piedras colocados en forma de arcos. Al lado de una de ellas vi una especie de abertura en el suelo. Algo me decía que ese era el lugar que buscaba. Me quedé un rato en silencio para ver si veía a alguien (se supone que en los alrededores había un grupo de druidas que eran los consejeros del pueblo o algo así).
Desde afuera se veía un pasadizo que descendía en espiral. Al principio baje a oscuras, pero en seguida me di cuenta de que no iba a ver una mierda, por lo que saque la antorcha siempreardiente. Llegué a una sala cubierta de agua. Me dio mala espina pero no me quedaba otro remedio que meterme en el agua. Me até una cuerda a la cintura y en el otro extremo la antorcha. En la superficie no había nada, pero después de bucear un rato encontré 3 pasadizos sumergidos en la pared del norte. Opté por el del centro y tras un buen rato llegué a una reja. Intenté abrirla, pero de repente, percibí una agitación en el agua que provenía de encima. Tuve el tiempo justo para apartarme antes que una red cayera encima mío. Volví hacia atrás, y cogí el camino de la derecha. Cuando yo calculé que ya llevaba el doble de camino que había recorrido en el otro pasillo, y cuando las fuerzas me estaban empezando a fallar, llegué a la salida.
Era un habitación con tres puertas. En las tres había trampas y detrás de dos de ellas, solo había un muro con una runa que se activaba al abrir la puerta y me laceraba el cuerpo. Empezaba a estar cansada. Después de desactivar la trampa que había delante de la tercera puerta, cometí el error de no buscar también en la puerta. Casi ni me enteré cuando la aguja me penetró la piel, y no recuerdo nada más hasta que desperté al otro lado de la puerta sin saber como había llegado allí. Tenía una nota que parecía escrita por la misma persona que la otra que decía “VIGILA TUS PASOS”.
Entonces fue cuando cometí el segundo error del día. No se me ocurrió mirar con detenimiento en el pasillo. Al primer paso, activé algún tipo de mecanismo que puso en marcha la trampa más endemoniada que había visto en mi vida. 4 enormes cuchillas se balanceaban y entrecruzaban de un lado al otro del pasillo. Intenté buscar un patrón en su movimiento, y cuando creí haberlo encontrado, esquivé la primera, pero inmediatamente después había una trampa de fuego, salté hacía delante. Sin tiempo para recuperarme (no había tiempo antes de que llegara otra vez la cuchilla) Otra trampa me esperaba después. Otra vez fuego, salté hacia delante, pero maldición, la cuchilla me dio de lleno. Joder que dolor, el golpe fue violentísimo. Pero nuevamente no tenía tiempo que perder. Un par de saltos más y el peligro ya había pasado. Estaba muy tocada por lo que decidí tomarme una poción para recuperarme.
Solo había una salida que conducía a un pasadizo excavado en la piedra. Note humedad en el ambiente y percibí un rumor de agua. Llegué a una gruta atravesada por un río subterráneo. Un poco hacia la derecha había una especie de islote. No había nada más por lo que me dirigí hacia allí. En el centro habían enterrado un pequeño cofre, y dentro estaba mi anillo. Ni una nota ni nada. La desesperación me pudo, y grite al aire pidiendo una explicación. Solo me contestó el eco. Salí de allí y más cabreada que una mona me encaminé a Caldero. ¿Quién coño estaba jugando conmigo y porque?

-----------------------——
14 De Abril

Han pasado unos días desde mi vuelta de Brindol. Después de tantos días de ajetreo me venía bien un poco de descanso. Pero mi tranquilidad se vio rápidamente interrumpida. Estábamos los Guardianes en nuestra taberna favorita, bueno en realidad faltaba Bernardo, pero en su lugar estaba Aragorn, uno de los prisioneros que encontramos en la fortaleza de malaquita. No se para que decía tanto Elroth que nos iba a consultar todas las cuestiones relacionadas con el grupo, al resto no se, pero a mi no me ha preguntado que me parecía el nuevo miembro. Quizás es porque conocía mi respuesta: “Me la pela”.
Bueno, pues eso, que estábamos tomando algo en el Morcoth, cuando llegó corriendo un acólito del templo de Sant Cubert buscándonos. Nos dijo que fuéramos rápidamente que nos esperaba Jenya. Cogimos los caballos y nos presentamos allí, apenas 10 minutos después de salir de la taberna.
Jenya nos esperaba acompañada de otras dos personas. Llamar persona a una de ellas es cuanto menos chocante. Daba una grima que te cagas.. Tenía toda la piel llena de pellejos, toda desescamada. Además estaba continuamente rascándose las manos. Además hablaba un poco sibilante. Lo dicho, da mucha grima.
La otra persona era una elfa con aspecto de maga.( Joder que asco de elfos, todos tan estirados.) Se presentaron como Matt y Cibeles respectivamente.
Jenya estaba visiblemente alterada. Nos informó que el sumo sacerdote del templo venía de camino a Caldero con unas varitas para evitar las inundaciones durante la época de lluvias. Pero cuando estaba en una posada a un día de camino más o menos, algo le había pasado. Había mandado un mensaje mágico pidiendo ayuda: “Estoy acorralado en el sótano de la posada. Venir a ayudarme.” O algo así.
Debe ser alguien importante este tío, porque Jenya que nunca ha destacado por ser generosa, nos ha ofrecido 3000 po por persona. Bueno por lo menos a nosotros, a los otros dos que va a venir con nosotros no se que acuerdo tendrán, pero bueno, me la pela. No parecen demasiado duchos en las artes de la lucha, pero mientras que no me estorben todo irá bien.
Partimos inmediatamente en dirección a la posada que nos había indicado Jenya. Tardamos algo menos de una jornada en llegar al final de nuestro camino. En él, nos habíamos cruzado con una manada de Babuinos. Nos extrañó bastante, ya que no se suelen alejar tanto de la jungla.
La posada era bastante grande y tenía varias entradas. El grupo se dispuso a entrar por una entrada lateral, pero a mí me pareció mejor idea el entrar por alguna ventana para poder contar con el factor sorpresa. Me colé en una habitación mientras que el grupo entraba por la puerta. Al final nos encontramos en el mismo pasillo. Bueno ellos estaban más cercanos a la sala principal donde enseguida encontraron adversarios con los que entretenerse. Fui a ver si podía ayudarles pero Albin estaba taponando la entrada, por lo que el resto no podíamos hacer nada. Bueno Cibeles, realizó un conjuro, pero no pude ver el resultado ya que enseguida me aburrí y decidí dar un rodeo.
Llegué a una especie de patio interior con árboles y césped. Desde allí era posible llegar a la sala principal, y a través de las ventanas pude ver a varios enemigos, y al grupo desplegándose. Pero enseguida yo tuve algo más importante en lo que fijarme; 4 enormes babuinos me acorralaron contra una pared. Me dieron una buena la verdad. No tenía casi movilidad y no tenía donde ir. Al final, Albin vino en mi ayuda. Cuando conseguimos acabar con ellos, nos dirigimos hacía la habitación de al lado donde habíamos oído un ruido.
Cuando llegamos, vimos a Matt, a otro dos bandidos (que tenían las ropas quemadas) y a un enorme hombre-mono, o algo así .Enseguida nos dispusimos alrededor de los enemigos. Los bandidos fueron cosa fácil, pero el simio fue harina de otro costal. Entre todos y a duras penas fuimos capaces de acabar con él. Albin y yo estuvimos a punto de caer.
Una vez acabamos con él, pudimos ver una cabeza humana clavada en la pared. En seguida pensamos que era el sacerdote al que buscábamos Cuando bajamos al sótano lo pudimos confirmar; allí estaba el resto del cuerpo, pero no las varitas. Después de acabar con otros dos tipos encontramos en una especie de congelador a una mujer de pelo blanco, que nos dijo que las posesiones del sacerdote se lo había llevado una mujer de pelo rojo con una armadura con el símbolo de Hextor. Coincidía exactamente con la descripción de una mujer que me había dado un amigo mío. Le había sorprendido un grupo cerca del lago en mitad de la noche, y había visto a la mujer dando armas a un grupo de tíos. En su momento no le di mayor importancia pero ahora……
Volvimos hacia Caldero, e inmediatamente fuimos al templo. Entregamos el cuerpo a Jenya, y le informamos de lo ocurrido. Le pedimos nuestros honorarios y ella dijo que ese no era el trato, que el dinero nos lo daría cuando lleváramos las varitas. Será puta la tía. O sea ,que arriesgamos nuestra vida y no nos quiere pagar. Maldita perra, la próxima vez le voy a hacer que me firme el trato. Bueno, por lo menos nos curó las heridas……

28 de Abril.

No teníamos demasiadas pistas sobre la localización de las varitas, solo lo de localizar a la tía del pelo rojo. Fui a ver a mi amigo , para pedirle que me ayudara a encontrarla. Bueno, que me ayudara a cambio de 30 po, un precio bastante ajustado. Hace bastante tiempo que colaboramos en nuestros trabajitos. Es un buen chaval pero le pierde el estar loco por mis huesos; quizás si pasara un poco más de mi le haría más caso.
Quedamos para por la noche en el Barril Agujereado, en nuestro lugar habitual de encuentros, un pequeño reservado de la segunda planta. Me contó que nuestra “amiga” era Triel Eldurash, una antigua guardia de Caldero que durante la investigación de una secta, se cepillo a sus 5 compañeros. Y no me refiero a que se los tirara, sino que se los cargo. Luego desapareció y no se volvió a saber nada de ella, hasta hace unos días cuando se la encontró en el lago. También hay rastros de ella por las afueras de la ciudad, pero no hay constancia ni de entrada ni salida de Caldero, por lo que seguramente usará algún túnel o algo así. No era mucha información pero quizás nos serviría para empezar.
Nos separamos para buscar. Elroth me dijo que se llevaba a Albin para no se que polladas de legítimo heredero o no se que leches(este tío cada día está peor), y que me quedase a cargo de los Guardianes. ¿Qué guardianes? ¿El novato y yo? Que soy ¿la niñera?. Este tio lo flipa. A no ser que la elfa y el capitán soriasis ya sean miembros del grupo. En fin, de momento vamos a recuperar las varitas y luego ya veremos. De momento los nuevos no han demostrado nada. Aparte, Matt me da la impresión de que oculta algo. No sé es un tipo raro, solo con estar a su lado parece que se cierran las heridas, que los golpes que damos son más poderosos, pero luego ya no. A parte, me contó que su semen era curativo. Yo creo que no miente, pero que cojones que le eche la mascada a su puta madre.
Ya que me había quedado al mando, mande a Cibeles y a Matt a preguntar en los cuerpos de guardia si sabían algo de Triel. Mientras Aragorn y yo volvimos a ver Jenya para pedirle que usara la Estrella de la Mañana. Nos dijo que volviéramos más tarde, así que salimos al exterior para ver si teníamos suerte y encontrábamos algún túnel. Pero no.
Por la tarde volvimos al templo y Jenya nos dijo que fuéramos al Barril Agujereado y buscáramos al visitante del lago. Nos dirigimos los 4 hacía allí, pero yo entré a parte de ellos, para intentar pasar más desapercibida. Allí no había nada interesante, por l oque decidí acercarme al lago a investigar. Por señas les indiqué que me esperaran.
Me encaramé en un tejado cercano a la zona donde habían visto a Triel. Pasaron varias horas sin que ocurriera nada. De repente, tres figuras se empezaron a acercar por una calleja. “Pero que coño hacen aquí estos tíos”, murmuré al ver a los que se supone que me estaban esperando en la taberna. Por un momento me sentí como me imagino que lo hará Elroth cuando no le hago ni caso. En fin, tampoco creo que hubiera descubierto nada. Me reuní con ellos justo en el momento que Aragorn se encontraba una nota entre sus ropas. Ponía que si quería información sobre Triel que fuera solo al pabellón de lago a medianoche. Ya era bastante más tarde, con lo que supuse que llevaba la nota encima durante horas. Otra nueva demostración de habilidad de mis compañeros.
Tuvimos que volver al día siguiente. Aragorn se dirigió al pabellón y yo en silencio y ayudado por un hechizo de invisibilidad que me lanzó Cibeles me acerqué para escuchar la conversación. En resumidas cuentas nos pedía 500 po de oro por la información. Aragorn se fue y le dijo que se lo pensaría.
Yo seguí al tipo hasta ……el Barril Agujereado. Ya estaba claro quien era el visitante del lago. El tipo entró por la puerta de servicio pero no volvió a salir por el salón por lo que supuse que era cocinero. Trepé por la fachada para ver si era capaz de encontrar algo en las habitaciones pero desistí rápidamente. Eran unas habitaciones comunes y no había nada interesante. Bajé nuevamente y esperé en la salida de la cocina esperando una oportunidad. Al ver salir a un niño tirando la basura se me ocurrió una idea . le di una moneda para que le diera al tio una nota para reunirme con él más tarde.
Le esperé en un callejón e intenté negociar con él. Pero no había nada que hacer. El tio se mostraba inflexible. Me quedaban dos opciones, aceptar o sacárselo a ostias. Pero aunque parezca mentira había algo en el tipo, Artus de nombre, que me molaba. El tio se lo tenía bien montado con su tapadera de cocinero, y a parte se había arriesgado mucho para conseguir la información. Así que le di las 500 po y el me dijo lo que sabía. La base estaba en unas antiguas ruinas debajo de Caldero. La entrada estaba en un agujero de un árbol en los jardines de una casa de la ciudad .Me despedí de Artus y fui a buscar al resto.

2 de Mayo

Preparamos todo lo necesario y nos encaminamos hacia la casa que me había indicado Artus. Efectivamente, escondido en el hueco de un árbol, había un pasadizo que se adentraba en las profundidades de Caldero. Nos adentramos y enseguida llegamos a un ensanchamiento del túnel que acababa en un enorme barranco con un río al fondo. Había una caseta y cerca de ella, una especia de manivela que supusimos era lo que movía una jaula que colgaba de unos cables que llegaban hasta el otro lado del barranco. Al entrar en la sala nos encontramos con tres tipos y antes de que tuviera tiempo de moverme, Matt se me adelantó, entró en la sala y expulsó fuego por la boca. Los tres salieron ardiendo pero no fue suficiente para matarlos, por lo que las espadas hicieron el resto. Al preguntarle como lo había hecho, se limitó a decirme que lo hacía con alcohol en la boca y con yesca y pedernal. Este tio se cree que soy gilipollas. No se quién es este tio pero esconde algo seguro.
Nos estábamos preparando para montarnos en la jaula para bajar, cuando Aragorn nos dice que él se queda arriba. Para que cojones tenemos un guerrero, para que se quede a vigilar la retaguardia. Cada día echo más de menos a Bernardo. Prefiero no tener nenazas a mi lado, así que le permito que se quede, pero en cuanto vuelva Elroth, le digo que le de puerta.
Atravesamos el precipicio en la jaula y cuando estábamos a punto de llegar a la orilla me deje caer de la jaula a la arena. Supuse que nos habrían visto bajar y me pareció buena idea estar alejada del resto. Ellos llegaron sin problemas al suelo. Mientras yo me acercaba a las formaciones rocosas con forma de colmena y me ponía al lado de las puertas por si salía algún enemigo. Matt se volvió a adelantar al resto y se acerco a otra caseta, pero cuando llegó a la pared esta se le desplomo encima. ¿Porqué siempre me toca ir con torpes?. Pensé que nos habrían oído en cientos de metros a la redonda, por lo que me preparé para la acción, pero esta no llegó.
Otra vez juntos nos adentramos en unas salas, donde después de caerme en un pozo mágico del que me sacó Matt, nos enfrentamos a 4 bandidos. Al último le dejamos vivo para interrogarle. No nos dio demasiada información pero nos dibujo un plano de la construcción principal, donde se suponía que estaba Triel.
Entramos por una gran sala que resultó ser un comedor. Probamos por la puerta de enfrente, donde Matt y su puta manía de adelantarse, volvieron a caer en otra trampa. ¿Este tipo no aprende?. A ambos lados había troneras por las que le empezaron a disparar. Le ordene a Jozam que me siguiera e intenté encontrar la entrada a la habitación desde donde nos disparaban. Se encontraba tras una puerta secreta. Acabamos con los tres tipos mientras el casposo volvía a echar fuego por la boca y quemaba y remataba con flechas a los del otro lado. Nos volvimos a reunir y empezamos a registrar el complejo.
Tras un par de escaramuzas con más bandidos, y otra con unas arañas, llegamos a una sala con una cerradura que me costó mucho abrir, por lo que supusimos que habría algo interesante. Tras la primera puerta, había otra que me resultó imposible abrir. Mandé a Albin que la “abriera” con su hacha. Me asomé por el primer hueco que hizo y vi a un halfling moviendo las manos y articulando extrañas palabras. Incluso hasta el elfo más tonto se hubiera dado cuenta de que era un mago. De repente ante mis ojos apareció un Grell, otro maldito cerebro volador con tentáculos como el que me había jodido en Jzaridune.
Sentí un estremecimiento dentro de mi y noté como si me faltara el aire. Durante un segundo se me paró el corazón y me vi morir. Pero al instante siguiente, el Grell había desaparecido y yo seguía ahí. Nada más recuperar el control de mi misma, hoy como Cibeles lanzaba un hechizo y un Hipogrifo apareció en la habitación donde estaba el mago, y le propinó un par de ostiones al halfling. El tio se acojonó y se convirtió en humo para poder escapar…

5 de Mayo

El halfling o la nube o lo que fuera, se filtró a través de la puerta. Intentamos pegarle, pero nuestros golpes pasaban a través suyo. Se movía muy lento pero no conseguíamos darle. Jozam lanzó a Albin y a él mismo un conjuro con el que empezaron a hacerle daño, o al menos en apariencia. En seguida me aburrí del lamentable espectáculo de ver a los dos perdiendo sus armas al intentar golpear a la nube.
Mientras, me colé en la habitación y me puse a rebuscar por las estanterías. Enseguida encontré un libro en un doble fondo del cajón. Parecía un libro de hechizos así que se lo lancé a Cibeles, que estaba en el umbral de la puerta. Mientras Aragorn, intentaba apresar al gato del mago. Cuando lo consiguió, le ordené que fuera a intentar presionar al mago para que volviera a su forma amenazando con matar al gato.
En el pasillo se seguían oyendo golpes y ruidos, por lo que supuse que seguirían dando golpe contra las paredes y el suelo. Mientras, encontré un tubo escondido en un de las estanterías. Al abrirlo encontré una especie de mapa con la localización de objetos mágicos. Lo deslicé entre mis ropas sin que la elfa se diera cuenta, no se como se puede ser tan torpe. Viendo que no había nada más interesante en la habitación, la maga y yo nos reunimos con el resto que ya habían conseguido acabar con el halfling, Tenía varios objetos mágicos, entre ellos unos brazales que se puso Albin, varias varitas, y unas babuchas.
El tipo se dirigía hacía las cavernas donde antes habíamos acabado con las arañas(donde la maga casi nos achicharra a todos con una bola de fuego). Además Albin encontró huellas de que esas cavernas se utilizaban de vez en cuando, por lo que decidimos seguir avanzando. Después de otro encuentro con arañas (parece ser que por muchos que matemos en este puto mundo siempre siguen quedando más), llegamos a una gran sala.
Nada más entrar a Albin y Matt les lanzaron una especie de tela de araña y se quedaron apresado. Luego apareció un bicho asqueroso mitad hombre mitad araña. El pasillo era estrecho y no podíamos avanzar, además todo el suelo estaba cubierto de tela de araña. Matt lanzó su fuego y dejo al bicho un poco tocado. Viendo que no eran capaces de hacerse con el bicho, me decidí a enseñarles un par de truquitos. Dando un par de volteretas apoyándome en Jozam y luego en Matt, me lancé por encima de la criatura y a la que caía le atravesé el pulmón y el corazón. Cayó fulminado ante la atónita mirada de los “guerreros”. Otra criatura ocupó su lugar pero acabamos pronto con él.
Todo el suelo estaba cubierto de tela de araña, y el avance se hacía muy lento. Teníamos que esperar a que Matt lanzara su fuego. Me di cuenta en ese momento de que no podía lanzarlo siempre que quería, sino que necesitaba recargarlo por así decirlo. Entonces pensé que quizás las babuchas sirvieran para andar con más facilidad, así que me las puse y empecé a andar. No noté nada. Matt me dijo que probara por las paredes. Y parecía tonto el escupefuego. En cuanto puse el primer pie en la pared, las babuchas se pegaron a ella. Que pasada, podía ir andando bocabajo por el teche. Me movía un poco más lento de lo normal, pero seguí siendo una gran ventaja en el combate.
Antes de que nos diera tiempo a reaccionar, un tentáculo atrapó a Aragorn y le arrastró varios metros. Nos dirigimos todos hacía allí, y vimos una especie de araña gigante asquerosa. Nos costó un poco pero al final conseguimos matarla, y a otro de los bichos mitad araña mitad hombre. A Aragorn le había picado varías veces veneno y se encontraba muy torpe. Encontramos varios objetos mágicos en el cubil de la araña. Varias varitas que no pude hacer funcionar, y unas gafas que cuando me las puse veía los detalles mucho más claro. Me las quedé pensando que me ayudaría a desactivar las trampas y a abrir las puertas. Desandamos todo el camino y volvimos a las salas principales. Allí…..
12 de Mayo

…. mientras que yo intentaba abrir una puerta que se me resistía( de hecho jodí mis ganzúas, donde estará Elroth cuando se le necesita), Matt, abrió otra puerta. No me dio tiempo a enterarme de lo que pasaba, ya que Matt entró corriendo , Cibeles lanzaba un conjuro y después solo el silencio. Supuse que habría un mago o algo así que habría lanzado una esfera de silencio.
Me lancé al ataque pero en cuanto llegué al umbral de la puerta, vi Triel peleando con un tejón o algo así, y a 4 tipos intentando pegar a Matt que se había quedado atascado en una trampa consistente en dos planchas con pinchos que le habían dejado atrapado(no he visto tio más torpe en mi vida). Me puse rápidamente a intentar desactivar la trampa pero era muy complicado hacerlo desde fuera de la sala. Aragorn disparaba a través de los resquicios de la trampa. Matt escupió fuego e hirió a un par de ellos.
Estaba tardando demasiado en abrir la trampa y la cosa se empezaba a complicar. Triel había acabado con la criatura convocada por Cibeles, pero Matt seguía bloqueando la puerta. Al final la pude abrir, y Matt se lanzó al combate, detrás de él fue Albin y yo. Me tomé una poción de invisibilidad para tratar de atacarle por la espalda, pero ella me detectaba con facilidad. Aún así la rodeamos y yo me coloqué a su espalda. Le dí dos certeros golpes, que hubieran acabado con la mayoría de las personas. Ella empezó a usar una varita de curación, mientras que convertía en zombis a los 4 tíos que habíamos acabado.
El resto no me ayudaban mucho, y Triel se giró hacia mi y me golpeó con su mangual. Caí inconsciente dentro de la bañera. Después me enteré de que Cibeles había entrado a sacarme del agua (por una vez ha hecho algo por el resto, en lugar de quedarse en la retaguardia) y darme una poción de curación. Cuando desperté todo seguía poco más o menos igual. Jozam destruyó a tres de los zombis. Al final conseguimos acabar con ella también. Tenía 4 varitas que guardamos con la esperanza de que fueran las que buscábamos.
En la siguiente habitación había 4 guardias que nos dieron poco problema. Dejamos a uno con vida para preguntarle. Nos dijo que quedaba bastantes habitaciones y que quedaba uno de los jefes pero que no sabía nada más. Matt le mató a sangre fría después de que el guardia le vacilara un poco (voy a tener que dejar de gastarle bromas al tiñoso, no veas como se las gasta). Subimos a la superficie y fuimos a ver a Jenya. Otra vez me tocó discutir con ella, ya que a pesar de llevarla 4 de las varitas que buscaba, no nos pagó la mitad de lo acordado. La muy perra me dijo que no se podía creer que solo me moviera por dinero. Será hija de puta, y ella aquí en el templo arrancándose el papo. Que asco de tía, es que no la trago. Se va a joder la tía, en cuanto Olidanmara me acepte en sus filas, le voy a robar medio templo.

19 de Mayo
Esa noche y antes de dormir, sentí una especie de presencia en mi cuarto. Todavía no se explicarlo bien, pero es como si Olidanmara en persona estuviera allí conmigo. Noté que algo cambiaba en mi interior y que sentía una conexión con mi diosa que iba más allá del fervor religioso.
A la mañana siguiente fuimos a vender todo lo que habíamos conseguido y repartimos todos los objetos mágicos. Yo me quede con las gafas con las que se ven mejor los detalles, y las botas de andar por las paredes. Albin y Matt se quedaron con unos brazales, Aragorn con la armadura de Triel, pero la que mas parte recibió fue la maga. Espero que empiece a hacer algo ahora que lleva artillería.
Volvimos a bajar y nos dirigimos a la sala de puertas dobles que había al final del pasillo principal. Nada más entrar vimos una gran sala donde daba la impresión de que estaban construyendo algo muy grande, como una especie de jaula gigantesca. No tuvimos demasiado tiempo para fijarnos en los detalles, ya que nos salieron al paso tres criaturas horribles, una de ellas enorme. La verdad es que daban mucho miedo. Al acercarme a una de ellas, me quedé paralizada, y reculé. El grupo se había dividido entre los distintos enemigos, pero noté que a algunos de ellos les pasaba lo mismo que a mí. En ese momento volví a sentir lo mismo que la noche anterior, y casi sin pensarlo grite un ensalmo hacia mi diosa que me quitó el miedo del cuerpo. Me dispuse a entrar en combate contra la criatura más grande, pero antes noté que también podía hacer algo para hacerme más resistente a los golpes. Me sentía pletórica. Me lancé al ataque y al poco rato habíamos acabado con los tres.
Estas nuevas habilidades son una pasada, pensé. No tuve tiempo para meditarlo mucho porque Elroth y yo nos pusimos a registrar la sala. Bueno en realidad yo buscaba y Elroth me perseguía. No se que mosca le ha picado, no necesito ningún puto perro policía detrás de mí. Bueno, a lo mejor sí, pero me da por culo que me vigile. No se si sería por la vigilancia que me motivo, pero encontré un escondite súper oculto en un yunque. Dentro había un montón de monedas de platino y una capa. El hechicero la identifico como una capa que servía para trepar y para andar mejor por donde hay telarañas. Se la quedó Albin ,por lo menos de momento.
Seguimos avanzando por las habitaciones y después de una pequeña escaramuza con cuatro tipos que nos hicieron caer en una trampa, nos separamos. Mientras yo intentaba abrir una cerradura muy complicada y Aragorn me miraba el culo, el resto siguieron por unas grutas. Nada más acabar de abrirla, oímos unos alaridos que provenían de las grutas. Yo pensé que Matt había vuelto a “encontrar” una trampa. Corrimos hacía allí y al llegar vi la cosa más gigantesca que había visto en mi vida. Era una especie de lagarto bípedo gigantesco (entre todos no lo hubiéramos podido rodear) , pero era un puto esqueleto. Los golpes casi no le nacían nada, y lo único que parecía afectarle era el fuego de Matt y las bolas de fuego de Elroth. Pero este estaba recibiendo todos los golpes, y al intentarle dar una poción de curación, el esqueleto aprovecho para darle otro bocado. Me puse a andar por la pared mientras me escondía para intentar rodearle, pero antes de llegar habían acabado con él. Todos estábamos bastante cansados y doloridos y estuvimos discutiendo si seguir o descansar. De la segunda opción era partidaria sobre todo Cibeles. Parece ser que cuando a la señora se le acaban los conjuros hay que descansar. No se para que mierda lleva una daga sino tiene cojones para utilizarla. Al final decidimos seguir.
En el siguiente recodo había 6 arañas gigantes zombi. No fueron muy difíciles de machacar, pero a mi me empezó a preocupar tanto muerto viviente…..

26 de Mayo.

Después de activar un Glifo de protección (nuevamente el casposo, aunque ahora que lo pienso cada día se despelleja menos), y de dar una pequeña vuelta para volver a terminar en el mismo sitio, nos adentramos en un pasillo que desembocaba en una sala que reflejaba la luz de nuestras antorchas como si las paredes estuvieran cubiertas por un mosaico de cristales. Todo menos una especie de columna negra mate en el centro de la habitación. Había un ambiente raro en la habitación, así que decidí ir pegado a una de las paredes por si acaso. El resto ,con su sutileza habitual, fueron directamente hacia el centro de la sala. Y claro, nos estaban esperando. De la nada, salieron 6 figuras que les atacaron. En seguida me di cuenta de que otra vez eran muertos vivientes. Pero de los jodidos de matar. Menos mal que estaba Jozam, que hizo retirarse a la mitad de ellos.
No eran demasiado buenos golpeando, ni si quiera llevaban armas. Pero de cada topetazo que nos daban, nos lanzaban gusanos que rápidamente intentaban penetrar dentro de nuestros cuerpos. Mientras nos los intentábamos quitar, los enanos parecían recuperarse de los golpes. Nos costó un buen rato, pero al final les zumbamos.
La columna negra me llamaba, y no me pude resistir. Mientras Matt se dedicaba a mirar la columna, yo la toqué y al ver que no pasaba nada me puse a treparla. Una vez arriba me di cuenta de que había una especie de ranura en la parte superior. Metí el estoque y conseguí abrirlo. Por dentro era hueco, y al fondo había un cofre. Lo saqué. Busqué trampas pero no vi ninguna, por lo que me decidí a abrir la cerradura. Pero ostias, había una puta trampa escondida. En seguida noté el veneno corriendo por mis venas y me preparé para lo peor…………….Pero que narices, quizás el veneno de todas las arañas que me han picado últimamente me ha hecho más resistente. No lo se, el caso es que no pasó nada.
Dentro del cofre, había un huevo de pasta. Lo guardamos en la bolsa de Cibeles y nos dirigimos hacía el último pasillo que nos quedaba. Avanzamos por una gruta llena de cascotes con cuerpos sepultados. Nos imaginamos que había sido un derrumbe. En la siguiente caverna se nos abalanzaros dos momias. Daban mucho repelus. Cada vez que golpeaban parecía que te pegaban algo. A Matt le dieron varias veces y parecía como si se fuera arrugando tras cada golpe. Jozam expulsó a una de ellas, pero cuando la momia estaba huyendo, algo le hizo volver. Agudicé el oído y pude escuchar una voz gutural que pronunciaba frases parecidas a la que emplea Jozam, pero que daban como miedo. Viendo que nadie más lo había oído, le dije a Jozam que me siguiera y me lancé hacía la voz.
Por algún motivo, los magos no podían lanzar conjuros. Cibeles se apartó hacía atrás , y al alejarse ya si pudo hacerlo. Luego nos dimos cuenta de que el centro de la zona era Elroth. Ya no quedaban dudas. Nuestro enemigo era un clérigo maligno. Pero no me podía hacer ni idea de que tipo.
En cuanto me acerqué, me arrepentí de haberle lanzado tan a lo loco. Era un cacho de tipo, enorme. Una especie de Gnoll o algo así, pero con una cadena armada fusionada a la piel por el antebrazo. Además, me di cuenta de que miraba con odio. Me di cuenta de que a Jozam no le hacía ni caso, por lo que me imaginé que su odio era a las mujeres o a las elfas, pero que coño, ya que los guerreros nunca están cuando se les necesita, le eche un par de huevos y me lancé contra él. Grave error. Mis golpes no le hacían nada, sin embargo uno solo de sus golpes me dejo prácticamente muerta. Me pudo el mareo y me retiré hacía atrás. En ese momento llegó el resto del grupo y afortunadamente se pusieron entre los dos, porque el menda iba directo a por mi. El único que parecía tener posibilidades de hacerle algo era Albin, así que Jozam se puso a lanzarle conjuros y Elroth le dio una poción de crecimiento. Joder, que ostias daba. De por sí, Albin ya da buenas ostias ,pero así de grande y con otro conjuro que le hacía más fuerte, sus golpes eran demoledores. Aún así le costó lo suyo. El resto del grupo se dispuso alrededor del clérigo maligno para ayudar a nuestro amigo. Y al final vencimos. Recogimos varios objetos mágicos que había en la sala(incluida una de las varitas) y nos dirigimos rápidamente hacía Caldero, ya que los ataques de los muertos vivientes estaban empezando a hacer estragos en nuestra salud.
Todos estábamos mal, pero el que peor aspecto tenía era Matt. La verdad es que le había echado dos cojones con las momias. Pero fue llegar al templo de Sant Cubert y se desplomó. Estuvimos varios días ingresados en el templo bajo los cuidados de Jenya y del reto de acólitos del templo. Jenya se entristeció porque solo habíamos recuperado solo una de las varitas que nos faltaba, pero dijo que a lo mejor eran suficientes par evitar daños catastróficos en la ciudad. Al final nos recuperamos de las heridas……


25 de Junio

Se que hace mucho tiempo que no escribo, pero es que los acontecimientos no me lo han permitido. La verdad es que estoy rabiosa. Llevo años viviendo en el filo de la navaja, dedicándome a negocios no muy legales, y que cojones, pasándome las leyes por el forro, y nunca jamás me habían detenido, y ahora a mis años me meten al talego. Y todo por aliarme con esta panda de inútiles. Y lo peor de todo es que una de las que nos ha acusado es la puta sacerdotisa, que solo Olidanmara sabe lo que la odio.
Bueno, lo voy a contar por orden que sino me pierdo en divagaciones. Después de recuperarnos de las maldiciones de las momias y esas cosas, estuvimos unos días a nuestro rollo. Repartimos los objetos mágicos y cada uno se compro lo que le apeteció. Yo me decante por un estoque mágico y extremadamente afilado. Con él me es mucho más fácil alcanzar puntos vitales de mis enemigos. Además compré unas botas de velocidad, con las que unas cuantas veces al día soy capaz de actuar más rápido, lo que me permite fintar a mis enemigos e intentar pillarlos desprevenidos.
Por otro lado, estuve unos días con Bernardo. Lo contaré con más detenimiento en otro momento, pero estuvo bien. Que coño, la verdad es que le echo de menos, siempre tan recto y tan……. , tan………, tan Bernardo.
En fin ,volviendo a lo de la detención. Habiamos quedado todos a tomar algo en el Morkoth , cuando de repente entro un grupo de soldados acompañados de un mago, y nos “pidieron” que les acompañáramos al cuerpo de guardia….
Al llegar allí nos dijeron que soltáramos las armas. Matt y yo nos negamos de rotundo, pero Elroth después de dejarse convencer por el mago, nos convenció a nosotros. Nos acusaron de asesinato de no se que pavo que no habíamos oído ni hablar. Se supone que alguien nos había visto cometer el crimen. Pasamos la noche en la cárcel, pero durante la noche nosotros, volvimos a cometer otro asesinato, por lo que esos grandes lumbreras que son Jenya y el tuerce botas del jefe de guardia se dieron cuenta de que había otros que nos estaban suplantando.
Cuando nos liberaron y nos dieron nuestras armas, se dieron cuenta de que habían robado la espada de Elroth. Me tuve que dar la vuelta para descojonarme a gusto. De hecho estuve tanto tiempo riéndome que no me enteré de cómo llegaron a la conclusión de que nuestros dobles eran unos dopplenganger que habían copiado nuestro aspecto en Jzaridune. Antes de darme cuenta estábamos bajando otra vez a ese puto sitio. Después de explorar otra vez por la fortaleza de malaquita y después de unos cuantos encuentros con bicheria (yo pensaba que habíamos acabado con todos ellos), llegamos a una habitación con mogollón de manta rayas como a la que había atrapado a Jozam en nuestra anterior visita. Esta vez atraparon al dragoncillo del mago, pero estaban tan altos que no alcanzábamos. De repente Brancaleon, el aprendiz de bardo que rescatamos en la fortaleza de malaquita y que ahora es el perrito faldero de Bernardo, se convirtió en un puto oso gigantesco. Cogió a Bernardo por la pierna y le alzó hasta donde estaba Azoth. Después de acabar con ellas, volvió a su aspecto normal y no quiso hablar más del tema. Esto va a parecer un jodido zoo entre el osito ,el dragón de Elroth y Matt, el aborto de dragón. Vaya cuadrilla que estamos hechos, y yo preocupada por ser mestiza.
Viendo que allí no había mas bacalao para cortar y que lo mejor era que nuestros dobles volvieran a actuar, decidimos volver a la superficie……


Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-Share Alike 2.5 License.